Armando e Irene

Y volvieron a Madrid, con sus trajes y sus risas …